Foto/ Joe Nicholson-USA TODAY Sports.

El Juego de Estrellas tuvo el sello del poder ofensivo impuesto por el dominicano Robinson Canó, que pegó jonrón y definió el triunfo de la Liga Americana ante la Nacional, en un «Clásico de Verano» histórico para el béisbol latinoamericano .

Si Canó, que además se hizo acreedor del premio al Jugador Más Valioso (MVP), acaparó los reflectores en la décima entrada y silenció a los seguidores de la Liga Nacional, su compatriota el tercera base Miguel Sanó y el veterano receptor puertorriqueño Yadier Molina, también acapararon la producción total de la edición 88 del Juego de Estrellas que marca la mitad del campeonato de las Grandes Ligas.

EFE.-