Foto/ Archivo.

LNC/ 2 sep 2016.- Una contundente escultura de Octavio Podestá avisa a quién homenajea este año el Premio nacional de Artes Visuales. Es una obra de porte, titulada Amazonia, que en su rusticidad de madera e hierro sintetiza una región, una condición social, un reclamo urgente y un pasado que se hace presente.

La escultura, realizada en 2000, es una presencia fuerte en todo el primer piso del Museo Nacional de Artes Visuales (el del Parque Rodó, para más señas) donde se despliega la muestra de la edición 57 del Premio Nacional. Se inauguró el martes (y estará allí hasta el 30 de octubre) y es una gran excusa para una tarde de museo de fin de semana. Y más si se puede ver por dónde anda el arte uruguayo en estos tiempos.

El MNAV está abierto de martes a domingos de 14.00 a 19.00 y simultáneamente la planta baja está totalmente ocupada por El trabajo y los trabajadores, muestra de la colección del museo en el marco de los 50 años del PIT-CNT.

El jurado del Premio Nacional (el mexicano Cuauhtémoc Medina y los uruguayos Manuel Neves y Verónica Panella) eligieron como Gran Premio Adquisición del Ministerio de Educación y Cultura (que es de 350.000 pesos) a Arqueología de Eloísa Ibarra, la primera mujer en llevarse ese premio.

Los otros reconocimientos fueron el primer premio Adquisición de 250.000 pesos para Fernando Barrios por Extravagancia de Venus; el segundo premio adquisición (200.000 pesos) para Noche estrellada de Silvia Arismendi; Si más es el signo, ¿cuáles serán hoy nuestros mayores esfuerzos para cordar, construir y sostener otra cultura posible? de Diego Focaccio, ganó el tercer premio adquisición de 150.000 pesos y María Clara Rossi con su Astromelia ganó el premio de pintura Julio Alpuy de 200.000 pesos.

 

Vía elpais.com.uy